BELÉN MAYA

EL CONCEPTO HOLÍSTICO DEL FLAMENCO

 

Reflexión y comunicación

El arte puede entenderse como la resultante de un sistema de fuerzas, procesos y relaciones cuya complejidad depende del grado de consciencia que el artista tenga de él, del tipo de compromiso que plantea con el propio proceso de creación a la hora de abordar su oficio.

Desde el principio, Belén Maya ha desarrollado su carrera profesional a partir de la continua necesidad de explorar y profundizar en todo ese entramado de elementos activos: música, escena, narración, interpretación, teatralidad, lenguaje, etc., hasta llegar a la última y principal piedra clave de ese edificio creativo de reflexión y comunicación: el ser humano que lo construye.

Ella. Belén, adicta a la literatura, militante del yoga, de la meditación, de la cultura bio, del misticismo oriental, de la armonía entre sus esencias: entre su cuerpo, su mente y su espíritu. Su concepto del flamenco se nutre de todo este magma.

 

 

Pionera

Belén Maya demostró en su momento que otro flamenco era posible alejándose de lo accesorio para centrarse en lo esencial de este arte, al que además, le aporta sus constantes investigaciones con la dramaturgia. Belén Maya ha sido posiblemente la primera artista que ha impulsado los códigos de la danza flamenca del cambio de siglo, no por añadir nuevas normas sino por liberarla de límites, por hacer posible la convivencia del flamenco con otros lenguajes y, en definitiva, por abrir de par en par las compuertas de la libertad léxica, sintáctica y semántica en el baile y en la escena.

“El baile flamenco no es el vestuario, ni siquiera la música. Es una sensación, un tipo de movimiento que mueve
una emoción”

Crear y compartir

Este interés de Belén Maya por ahondar en el proceso creativo no solo alimenta su movimiento interno sino que genera además una dimensión centrífuga desde el instante en que expresa en alto y comparte sus reflexiones con otros artistas. De ahí su interés por generar y aceptar colaboraciones, por invitar a otros compañeros a sus espectáculos, por sumar elementos a su propio sistema.

“Somos islas. Islas de gente que ya ha creado un lenguaje muy personal, mundos aislados y muy complejos cada
uno”.

Consecuencia añadida de esta necesidad de extraer conclusiones y de compartirlas son las tutorías y conferencias con las que enriquece sus actividades académicas, así como los encuentros con el público que mantiene tras los espectáculos. El argumento último es siempre el mismo: la creación, que es finalmente la esencia y la justificación del trabajo artístico. Es fácil disfrutar de los espectáculos de Belén Maya. Sus procesos de investigación se sustancian en conclusiones limpias, claras, sin ruidos y siempre integrando la belleza estética en su discurso como su más eficaz herramienta expresiva. Pero su verdadera dimensión se aprecia cuando, además, somos capaces de contextualizar
su trabajo situándolo en el centro de gravedad de ese complejo sistema de elementos y relaciones a partir de las cuales la artista nos hace partícipes de su concepción holística del flamenco.

“En arte, cuando ya lo has hecho… se acabó”



Los Comentarios están cerrados.

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Youtube